jueves, 1 de noviembre de 2012

No quiero olvidar



Muchas cosas que suceden a lo largo de nuestra vida, a pesar de que en muchos casos, pueden hacernos daño y doler porque ya ese instante termino y deseamos vivirlo una vez más para hacerlo nuestro.
Las cosas que matan, las cosas que mueren, las situaciones que te devuelven a la vida, los días que se inventan, las noches que invaden de pensamientos. No quiero perderme en mi mismo laberinto nunca. 
Revivir ciertos momentos con nuestra memoria nos hace entender que nunca dejará de existir esa lágrima en la mejilla porque tampoco se olvida, pero ya no duele.
Yo quiero recordar para siempre cada instante, malo y bueno.
Esas cosas que a veces son lo mismo y a veces no, porque aunque sean iguales se viven de distinto modo y definitivamente son momentos que no queremos dejar atrás.
Otras queremos borrarlas para siempre y están grabadas en nuestras memorias por el simple hecho de habernos dejado algo bueno, la capacidad mental de nuestra alma es sabia.
No quiero olvidar los días, las horas, los meses, los años. No quiero olvidar que hay mañanas que amanecen mejor, que hay sonrisas con motivos para seguir sonriendo, no quiero olvidar los “por que”, ni los “como” que a diario me pregunto.
No quiero olvidar que ciertas miradas con sólo ver sus ojos me bastan para descifrar qué está pasando. No quiero olvidar que mi mirada dice siempre algo más de mí y por eso siempre miro a los ojos del otro.
No quiero olvidar que el mundo lo construyo yo a cada minuto, y si pierdo un minuto pierdo mi mundo. No quiero olvidar que la risa no siempre es más fácil que el llanto, pero tampoco siempre es más divertida.
No quiero olvidar que hay amores que duelen, amores que gozan y otros que ríen. No quiero olvidar algunos besos, algunos lugares, algunas personas. No quiero abandonar los días, las caricias, los aromas que me siguen llevando a algún momento de mi vida, no quiero dejar de lado la sal de mis mares de llanto.
No quiero algún día olvidar como me sentía en mis cumpleaños cuando era chica, o cuando abría un regalo de navidad. No quiero perder mi expresión mirando fuegos artificiales, no quiero nunca, nunca perder mi sonrisa de esos momentos.
La primera vez que vi la inmensidad del mar junto a mis hermanos y me sentí tan chiquitita. Mis dos muñecas, mis inventos en el patio de la casa de mis abuelos, mis colecciones de miles de cosas diferentes que guardaba en cajas de zapatos.
No quiero olvidar que ame y me amaron, que amo y no sé si me amarán.
No quiero olvidarme de que el amor sí existe, aunque él no encuentre mi camino, y que suele doler mucho más que el desamor en algunas oportunidades.
No quiero olvidar los besos que llevo contados, y tampoco los que jamás me dieron. No quiero olvidar mi primer te amo, ni mi primer adiós.
No quiero olvidar los llantos de cada 31 de diciembre. No quiero olvidar las historias que me contaba mi abuela, los caminos de tierra de mi infancia, los días felices jugando a la sombra de la higuera, o los saltos que dábamos con mis primos alrededor de la hoguera de sarmientos en la finca que formó parte de mi niñez… Tampoco quiero olvidar los días tristes.
Las personas que están y las que se fueron. No quiero olvidar a las que nunca llegaron a mí, pero que igualmente me hicieron inmensamente feliz y tampoco a todas aquellas que sé van a ir.
No quiero olvidar ningún tramo vivido, no quiero perder cosas y si las pierdo que sea para aprender que nada es eterno en ésta vida.
No quiero algún día dejar de sentir amor por todo lo que tengo y todo lo que no tuve. No quiero que con el paso del tiempo me olvide de disfrutar el día a día. Los momentos que estoy viviendo hoy. Aquellos años que se fueron. La vida. 
   
No quiero olvidar que de a poco... Todo se olvida.

2 comentarios:

  1. Bellos, muy bello!! Con lo que cuesta encontrarse con líneas así, acá se las haya de a baldazos de belleza.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Querido DonRu, qué lindo que le haya gustado éste sentimiento, Usted y E.A han sabido inspirarme muchas veces y le debo unas cuantas.
      Siempre es un honor su visita en Decora... Un abrazo!
      P.D. Estoy esperando su próxima receta... Acuédese que los comensales nunca le vamos a fallar :)

      Eliminar