domingo, 30 de diciembre de 2012

Volver a empezar




Ojalá que el próximo año:
Te sobren los anhelos y proyectos. 
El cuerpo te duela menos y el alma casi nada.
Te hormigueen en los codos las ganas de cantar a los gritos.
Te preocupe mucho menos lo que hay que pagar y más lo que hay que valorar.
Te enamores hasta los huesos.
Te alcance el tiempo para darte los gustos.
Te acuerdes de olvidarte de un par de cosas.
Te encuentres con más abrazos de los que esperabas.
Que cada mañana te despierten las ganas de bailar... De volver a empezar las veces que haga falta...
FELICIDADES!♥

miércoles, 26 de diciembre de 2012

Que haría?



Montar el caos. Vivir del caos. Imaginate. Vivir viviendo y sin prisas. Que el tiempo corre. Ni lo sé ni me importa. Que duelen más los años vividos que los días que no nos quedan. Ay, alas!... Que haría yo sin...  Que haría?
Morirme de pena y soñar por los rincones. Si no fuera por el aire, si no fuera por las ganas. Si no fuera porque... Y no volví. Si no fuera digo y, es. Al fin y al cabo.
Qué bonito es mirar. Recordarte. Qué bonito el tiempo y qué paz. Qué sonrisa me digo, qué espejo que no me ha visto llorar.
Desde esa estrella sonreíme, que yo también sonrío.
Estos días llueven días, llueve el cielo y yo sonrío. Sonrío. Hoy sólo días tristes que con vos se han ido.

Te extraño

Sin título


Las señales de la vida son importantes. Caminar demasiado lento es aburrido. Los días de sol son los más lindos excepto si éste quema. Mis sueños a veces tienen razón. Si duermo pegada a la pared tengo pesadillas. Toda persona tiene algo lindo. Perder algo es horrible, perder a alguien mucho peor. La felicidad no depende de otra persona. Prometer es mendigar confianza. Los problemas saben siempre dónde estás. Si lo sueñas, lo verás. Lo ultimo que se pierde es la esperanza.

lunes, 24 de diciembre de 2012

Esas fechas


No soy de las personas que se activan desmedidamente para éstas fechas. Nunca lo fuí. Creo más en las acciones cotidianas que en las emociones que explotan a mi alrededor cada fin de año. 
Siento que debe ser así porque si no que me espera el resto del año?... Qué hago con los deseos de amor que tengo para cada una de las personas que adoro y por las que daría todo?.
 Sí agradezco haber llegado al fin de un año más, y como dice mi gran amigo DonRu, saber que de "los finales se escriben los mejores comienzos."
Agradezco el hecho tener la vida y la salud para poder ver a mi hijos como siempre lo soñé. Fieles a sus convicciones, y tan libres y seguros de poder con sus "inseguridades", que mi corazón no puede evitar dar saltitos de felicidad por todo mi cuerpo. Es una sensación de realización completa la que siento por eso. 
A mi familia, la que siempre está para tomarme de la mano en mis caídas. Ese abrazo crónico que me deja en paz con todo el mundo.

Cada día miro a mi alrededor y siento que el alma se me estruja de impotencia por los que no tienen las posibilidades de salir adelante, porque hay un sistema que no los deja avanzar tapándolos de ignorancia, eso me hace saber que yo no la estoy pasando tan mal después de todo.

Cada día soy feliz por el amor que sinceramente he recibido y también por el que nunca me dieron, porque de eso también aprendí a ser más fuerte.

También agradezco por las personas que pasaron por mi vida y aunque no se quedaron, dejaron su rastro en mi mente. Doy las gracias por las personas que llegaron de manera imprevista, pero se quedaron para siempre sorprendiéndome con su cariño más sincero. También agradezco por esas personas importantes que están por llegar a mi vida para transformarla por completo, y por las que nunca llegaran también agradezco.

La vida tiene un plan de amor para todos en éste mundo. Pero no creo que solamente en estas fechas se intensifique ese propósito, para mí ese plan de amor debe ejecutarse cada día que amanecemos.

Felicidades para todos.


sábado, 22 de diciembre de 2012

El lenguaje del amor


- Hablar verdaderamente con alguien es como abrazarlo, 
y en cuanto nosotros cruzamos las primeras palabras, 
tuve la sensación de que habíamos comenzado a hacer el amor...

martes, 18 de diciembre de 2012

Yo era


Yo era más dulce sin sabor a ginebra. Sin besos que no siento. Sin resaca y sin sexo, sin amor. Más cuerda y más sensata. Menos predecible. 
Ya no sé pensar cuando grito. Ni cuando beso. Ni cuando bebo. Ni si quiera cuando escribo. Ahora vivo rápido. Sin sentir y sin pensar. Que el pensar hace daño. Y ahora es tiempo de vida. De domingos sin esperar nada. Es como si atravesara una tormenta. Pero ya llegará la calma. (Y todo lo demás).


Por ahora me siento ciega de ratos bonitos.

lunes, 10 de diciembre de 2012

Sin título




Constantemente irreverente, saludablemente infinita y sustancialmente soy, mujer que de a poco se va convirtiendo en una esclava de sus propios silencios.
Tímidamente mi sonrisa simulada y dispuesta, mi cabello se convierte en algo así como un romance nocturno para mis manos y con cada segundo me vuelvo claustrofóbicamente sincera.
Me siento estallada de malos tiempos, "descorazonadamente" simple, "vacilantemente" estrella ya vencida y año a año cautivante de inconcebibles aciertos.
Una y otra vez me declaro oscuramente cansada de suicidios repetidos, de las palabras que fueron, de los aullidos que no son, de los matices gastados y de aquellos viejos rudimentos.
Motivada, yo la mujer, cabecea acribillando la ilusión despareja que avecina cielos deteriorados.
Exhaustiva, yo la mujer, trastabillo, caigo vencida, y me siento algo así como un inconsciente animal suministrador.
Todo se arremolina en la desazón de lo incierto. Tempranamente ha enloquecido el tiempo de mi juventud por ese desastroso malentendido de lo que creí era el destino y sus equívocas esperanzas , de la vida, del sexo, del amor. De lo opuesto a lo que siempre soñé poder disfrutar.

Cansada de todo lo opuesto que siempre creí merecer. 


domingo, 9 de diciembre de 2012

sábado, 8 de diciembre de 2012

Podría



Podría desnudarme en frente de cualquier hombre y pedir su cama prestada por una noche. Podría ponerme minifalda, tacos altos y un rojo carmín en los labios.
Podría dedicarme a jugar con mi reputación que es sólo mía. Podría viajar, y olvidarlo todo. Podría huir, en busca de una vida más divertida. Podría ponerme hasta el culo de todo tipo de sustancias ilegales y hacer lo que me diese la gana. 
Podría sonreír falsamente, y camuflar el amor con un polvo espontáneo con cualquier otro, que sólo quisiese saborear mis curvas, y recíprocamente, saborear yo las suyas.
Podría desmoronarme y hacer cosas nunca vistas sobre un colchón. Podría dedicarme a escribir mis experiencias nocturnas con un "nomeacuerdocomosellamaba", y volverme rica publicando libros y libros sobre morbo pasajero.
Podría llevar una vida nómada, y vivir en casa de cualquier otro, migrando cada noche de sábanas. Podría ser la típica mujer misteriosa que vende su cuerpo a cambio de un sensual par de horas vacío.
Pero la única cosa que me impide hacerlo,
  es la locura de creer que el amor existe.

(Y luego comprender finalmente, que eso del "querer" no es tan cierto)




jueves, 6 de diciembre de 2012

.........



A ésta hora no hay pensamientos, sólo aire fresco que se mueve pero no forma frases. 
Cuando se estira alcanzando las estrellas, cuando se alegra de escucharme respirar despachando mi cansancio, cuando me abraza y me reconforta. Cuando se divierte mientras de reojo me observa sonreir...

martes, 4 de diciembre de 2012

Era



No era neutral, era un verdadero artista, un desequilibrado como todos, pero que siempre el encontraba el eje perfecto, un bello, un rencoroso como el resto, pero que al segundo se olvidaba de todo lo malo, era un cándido...

Y todo eso, para que todos lo quisiéramos...

Y lo logró.


domingo, 2 de diciembre de 2012

La otra mitad




No es aconsejable llegar hasta la mitad y retroceder. No es aconsejable ser mitades de uno ni ser la mitad de nadie. No es aconsejable vivir a medias, ni amar a medias, ni reír a medias, ni ser a medias y está terminantemente prohibido hacerse la mitad de otra persona. Durante muchos años me sucedió que anduve por la vida hecha una mitad, respiraba, miraba y vivía por la mitad de otro. Desde que estoy sola me completé, y la felicidad que me produce estar entera, es inmensa.


jueves, 29 de noviembre de 2012

Sin título


No estoy ni entera ni igual. Lo que sí es seguro es que no estoy idéntica. Casi invariablemente: me alejé?... de dónde?, me acerqué?... a qué?. Entendí cosas que antes no entendía y cada vez entiendo menos. Difícil ecuación. Igual? Definitivamente no. Imposible. Eso es comenzar a remontar vuelo. Eso si lo sé...


domingo, 25 de noviembre de 2012

La despensa de tu alma


Mantene la despensa de tu mente llena de alimentos saludables, ya que en la vida, al final, te tendrás que comer siempre el alimento que hayas cocinado.
Utiliza pensamientos de paz, amor, armonía, felicidad, prosperidad, salud, riqueza, ver
dad y luz para aderezar tu vida . Si por el contrario pones rencor, odio, tristeza, enfermedad, pobreza, mentira y oscuridad entre tus condimentos, la comida que obtendrás como resultado quizá no sea de tu agrado, pero te la tendrás que comer de todas formas.


viernes, 23 de noviembre de 2012

La vida real




Observar detenidamente la mirada de una persona te puede demostrar muchos intereses que el o ella tiene. Son esos movimientos que pasan desapercibidos para la mayoría, pero que para otros es como un cuerpo minúsculo que tiene sus curvas, sus miedos y virtudes.
Es cuestión de rapidez mental y control facial de parte del espectador. Pues delatarse a veces resulta tentador, pero es necesario esa fuerza superior para comprender con cabalidad, que las palabras de otros y las mías pueden llegar a carecer de significado emocional y de verdadera esencia. Lo aseguro porque en un momento dado, a todas las personas les pasa que las palabras no pueden abarcar lo que se siente o se piensa.
Es sólo un bostezo de nuestro pasado y no de la evolución que esta recién empezando. En otras palabras, el lenguaje corporal comunica mucho más que aquellas palabras sueltas al aire. 
Es complicado comprender este punto de vista ya que implica mucho análisis, observación y crítica. Un movimiento expresa lo que queres saber, pero afirmo que es el miedo quien juega el papel del ignorante, ya que se teme a la verdad. a la realidad que está afuera.
En un sistema en el que se alberga el egoísmo y se mantienen utopías de uniones que no son tales, entonces siento que es necesario desconfiar y estar a un paso más adelante que la otra persona, ser calculador, en la forma más tibia de la palabra.
Es triste que la mayoría de las personas reduzcan su vida a una realidad ficticia, creada por mentes que necesitan tener la atención de otros tantos desconocidos para sentirse colmados de una "idealizada realidad".
Entonces sólo tengo una sugerencia, el conocimiento es poder pero no sólo eso, la experiencia conduce al conocimiento, se fusionan y tienen un mercado entero para discriminar cada fruta de la canasta.

La vida real , está en lo que se puede oler al respirar… 


jueves, 22 de noviembre de 2012

Culpa



No entiendo mucho eso de la culpa. No comparto la idea, no me gusta el concepto, me desagrada la sensación. Preferiría que los seres humanos tuviésemos más propensión a sentirnos responsables que culpables. Al fin y al cabo, la una impulsa mientras la otra estanca. Sin embargo, si insistís en sentirte mártir, si te encanta autoflagelarte con retos y reproches, si perseverás en la búsqueda de razones para sentir culpa, no recorras el camino más fácil.

Tampoco te sientas culpable de los errores ajenos o de las ajenas decisiones. No te sientas culpable del pasado de los otros o de sus preferencias. No te sientas culpable de todo aquello que no podés modificar pero te viene bárbaro para hacer como si te colgaras el cartelito, como si te replantearas, como si te hicieras cargo, para hacer como si te importara. Haz un leve esfuerzo, busca, medita. Siempre estoy segura de que hay algo más, aunque parezca ínfimo, en lo que me equivoqué. Muchas veces, al menos una decisión reprochable he tomado y lo he aceptado. Como mínimo una vez lastimé, quizá sin querer, pero lo hice.

Si vas a andar por el mundo
pretendiendo méritos por sentirte culpable,
al menos sometete a un ratito de autocrítica.


domingo, 18 de noviembre de 2012

(Entreparéntesis)


Recién me levanto. Está nublado, ideal para mi sensación de (paréntesis). Sonrío para afuera. Me quedo quieta por dentro. Miro hacia el patio. Me gobierno, me autorizo a sólo estar presente en este espacio perlado sin marco. 
De repente la casa empieza a despegarse, a flotar y a mí no me sorprende. No aviso, ni llamo a nadie, ni loca paro este frenesí tan esperado. Yo sabía que finalmente iba a volar. Sigo sentada. Sigo bollito. 


Sigo volando...


sábado, 17 de noviembre de 2012

Cuatro veces diez



Y de diferentes maneras sigo siendo capaz de dormir profundamente en cualquier situación y de vivir en mi burbuja de imaginación y de sentir que el mundo debería ser más justo, más equitativo, más solidario, mejor.
Y en distintos rincones sigo siendo capaz de sentir todas las cosas en el cuerpo y de enamorarme hasta el ridículo y de postergar cualquier obligación por un rato de mates con amigas.
Y de alguna forma sigo sintiendo que todas las vidas que se me antojan son posibles y están a mi alcance. Y en algún lugar sigo creyendo que soy capaz de todo lo que me proponga, siempre y cuando tenga el cariño, la ayuda y el soporte de las personas por las que daría lo que sea.

Todavía tengo cosas de la beba nacida en plena primavera y de ahí mi fascinación por ese “Jazminear” cada día que amanece en mí, de la nena de cinco años con cara de terrible y charlatana, de la gurisa de quinto grado con flequillo difícil, de la adolescente borracha de sensaciones, de la purreta de 20 años con todo por elegir y eligiendo ser mamá joven y estar feliz de haber hecho mi trabajo de la manera más impecable…  Amando y construyendo la vida de esos dos hombres que ahora me celan y me cuidan.
De la mujer que cierra números redondos en los ocho lustros y de todas las versiones de mi misma que hubo entre ésta mujer y la que aprendió andando la vida. Y, entonces, no puedo más que festejarme a mi misma y que, rodeada de tanta gente preciosa, de amores incondicionales, de desamores que me enseñaron a engrandecer el alma. Sentir que vale la pena seguir sumando, seguir intentando, seguir jugando.

Hoy es mi cumpleaños!
Recibo regalos.



martes, 13 de noviembre de 2012

Puntos suspensivos



Nunca terminamos una historia. A todos nos falta saber qué pasa con esos tres puntos suspensivos que dejamos arrinconados, para sacarlos cuando nadie nos vea ni sea testigo.
Aunque luego de eso, no nos quede otra opción 
que seguir diciendo una posdata más...

Tiempo



Hay un tiempo para todo en la vida, sin embargo es difícil ser justo y acertar, es como si se te fuera el tiempo y a veces va más rápido de lo que pensas. No es cuestión de insultar a la vida, es como es, aceptarlo o no es parte nuestra. El asunto más que nada es que a veces siento que no soy suficiente, el problema está en mí o en los demás, la verdad que no sé muy bien como interpretarlo, es como si viviera en un mundo apartado del de los otros, me definiría como alguien iluso, por creer en las cosas que nunca pasan, por no encontrar alguien que pueda entenderme.
Tampoco consigo sentirme absolutamente autosuficiente en algunos casos, por llamarlo de alguna manera, siento que mi edad no influye en mi mente y estoy tranquila de que mis responsabilidades me queden a la perfección de lo que puedo cumplir, pero aunque las cumpla, a veces siento que no estoy apta por darle un nombre a eso y es eso que no encontramos y que tampoco sabemos qué es, tender hacia qué… Dirían algunos filósofos, tender hacia la felicidad completa.
Es como si hubiera nacido un par de décadas posteriores, tengo una mente tan diferente al resto, sin alegar que todos somos diferentes, me permito el hecho de aceptarme “rara”. Sin embargo me encuentro incluida socialmente, aceptando normas y reglas implícitas de comunicación, manejando exactamente los tiempos que ellos manejan pero por dentro no llego al acuerdo de conciliar mi mundo interno con el mundo externo, me sigo sintiendo rodeada de mentiras y falsedades oportunas, desde la periferia hasta el centro, como si por éste momento no tan corto, todo esto que me rodea no tuviera el mínimo sentido y como si para esas personas que son “externas”, yo no tuviera el mínimo valor, o la importancia que ellas tienen para mí.
Es pensar y repensar el “guión” con tendencias claras a la desilusión, es mirar y mirar el reloj, con la mente fija en que nada puede suceder hoy, es creer a pesar de todo, un poco más… En qué?
Absorta en la nada, me siento incompleta aunque pueda vivir sin esos complementos, que un día ví tan humanos. Diría que no es fácil respirar sin oxígeno, comer sin alimento, o querer sin sentimientos, y vuelvo a repetir una vez más también:
“Sé que hay tiempos, un tiempo para cada cosa en la vida, pero no sé qué es lo que me toca ahora…”


Fondo y forma, lleno y vacío, lo que se busca, lo que se encuentra. 
Lo que necesitamos, lo que no nos pueden, ni quieren dar, 
lo que entregamos sin pestañear. 
El espacio que quedó. 
El lugar que se llevaron.




lunes, 12 de noviembre de 2012

****



Una vez más... El amor me está probando...
Me busca, lo provoco, me fastidia.
(entramos en coma!)

viernes, 9 de noviembre de 2012

El éxodo emocional



Que simple suele ser describir ese instante en el que la primera mariposa se instala en el estómago y coloniza cada espacio de mi cuerpo sin olvidar mi espíritu en su itinerario de vuelo. Hasta existe un exceso de romanticismo en la expresión metafórica. Pero casi igualmente extraordinario es ese momento en que la mariposa que parecía reproducirse desmedidamente y ser inmortal, decide emprender viaje, sin importar hacia adonde, fuera de mis límites corpóreos. 
Ese es el instante en que tomo por completo el control de todos mis movimientos moleculares, químicamente inducidos por mi metabolismo exento de insectos, con alas que alteran el equilibrio vital de la armonía de mi vida.
Ese es el momento en que me reencuentro con mis fronteras y mis límites, con mis aduanas intactas y un ejército de efectivos gendarmes abstractos que se disponen a cazar mariposas al primer intento de usurpación.
Ese es el instante en que me siento libre como antes, pero con una dosis extra, los hilos de la marioneta de mi cuerpo alterados por las oleadas ventosas del alar "maripozesco", ya cuentan con tu conducción rigurosa.
Ese es el momento en que me volatilizo con la misma capacidad de suspenderme por encima del suelo y danzar con el viento, pero sin depender de aquella maquina productora de orugas empecinada en colonizarme.
Me doy la bienvenida a "ese instante", que es solo eso...
Un instante que a veces temo vivir, por miedo a que comience a acabarse...


jueves, 1 de noviembre de 2012

No quiero olvidar



Muchas cosas que suceden a lo largo de nuestra vida, a pesar de que en muchos casos, pueden hacernos daño y doler porque ya ese instante termino y deseamos vivirlo una vez más para hacerlo nuestro.
Las cosas que matan, las cosas que mueren, las situaciones que te devuelven a la vida, los días que se inventan, las noches que invaden de pensamientos. No quiero perderme en mi mismo laberinto nunca. 
Revivir ciertos momentos con nuestra memoria nos hace entender que nunca dejará de existir esa lágrima en la mejilla porque tampoco se olvida, pero ya no duele.
Yo quiero recordar para siempre cada instante, malo y bueno.
Esas cosas que a veces son lo mismo y a veces no, porque aunque sean iguales se viven de distinto modo y definitivamente son momentos que no queremos dejar atrás.
Otras queremos borrarlas para siempre y están grabadas en nuestras memorias por el simple hecho de habernos dejado algo bueno, la capacidad mental de nuestra alma es sabia.
No quiero olvidar los días, las horas, los meses, los años. No quiero olvidar que hay mañanas que amanecen mejor, que hay sonrisas con motivos para seguir sonriendo, no quiero olvidar los “por que”, ni los “como” que a diario me pregunto.
No quiero olvidar que ciertas miradas con sólo ver sus ojos me bastan para descifrar qué está pasando. No quiero olvidar que mi mirada dice siempre algo más de mí y por eso siempre miro a los ojos del otro.
No quiero olvidar que el mundo lo construyo yo a cada minuto, y si pierdo un minuto pierdo mi mundo. No quiero olvidar que la risa no siempre es más fácil que el llanto, pero tampoco siempre es más divertida.
No quiero olvidar que hay amores que duelen, amores que gozan y otros que ríen. No quiero olvidar algunos besos, algunos lugares, algunas personas. No quiero abandonar los días, las caricias, los aromas que me siguen llevando a algún momento de mi vida, no quiero dejar de lado la sal de mis mares de llanto.
No quiero algún día olvidar como me sentía en mis cumpleaños cuando era chica, o cuando abría un regalo de navidad. No quiero perder mi expresión mirando fuegos artificiales, no quiero nunca, nunca perder mi sonrisa de esos momentos.
La primera vez que vi la inmensidad del mar junto a mis hermanos y me sentí tan chiquitita. Mis dos muñecas, mis inventos en el patio de la casa de mis abuelos, mis colecciones de miles de cosas diferentes que guardaba en cajas de zapatos.
No quiero olvidar que ame y me amaron, que amo y no sé si me amarán.
No quiero olvidarme de que el amor sí existe, aunque él no encuentre mi camino, y que suele doler mucho más que el desamor en algunas oportunidades.
No quiero olvidar los besos que llevo contados, y tampoco los que jamás me dieron. No quiero olvidar mi primer te amo, ni mi primer adiós.
No quiero olvidar los llantos de cada 31 de diciembre. No quiero olvidar las historias que me contaba mi abuela, los caminos de tierra de mi infancia, los días felices jugando a la sombra de la higuera, o los saltos que dábamos con mis primos alrededor de la hoguera de sarmientos en la finca que formó parte de mi niñez… Tampoco quiero olvidar los días tristes.
Las personas que están y las que se fueron. No quiero olvidar a las que nunca llegaron a mí, pero que igualmente me hicieron inmensamente feliz y tampoco a todas aquellas que sé van a ir.
No quiero olvidar ningún tramo vivido, no quiero perder cosas y si las pierdo que sea para aprender que nada es eterno en ésta vida.
No quiero algún día dejar de sentir amor por todo lo que tengo y todo lo que no tuve. No quiero que con el paso del tiempo me olvide de disfrutar el día a día. Los momentos que estoy viviendo hoy. Aquellos años que se fueron. La vida. 
   
No quiero olvidar que de a poco... Todo se olvida.

viernes, 26 de octubre de 2012

"In my heart"



Hoy somos un montón en mi corazón, pero hay que dejar los asientos a las viejas de mi corazón. Aunque critiquen mis sentimientos y a veces mis pensamientos, tomen asiento y miren por la ventanilla de mi corazón.
Hoy somos una banda "in my heart", eso significa que somos un montón en mi corazón. A las embarazadas de mi corazón, asientos preferenciales.
Hoy pueden estar todos en mi corazón amontonados o abrazados y sentirse cómodos, mi casa es chica pero mi corazón... Bien grande!

Ah, algo muy importante!... Los niños pueden correr por el pasillo...

miércoles, 24 de octubre de 2012

Un poco de ellas



Él se alimentaba de lo que ellas le iban dejando al pasar por su vida. Por eso una relación larga significaba un estancamiento del que se veía incapaz de salir. Pero él no lo sabía.
Pocas cosas había descubierto por sí mismo, todo era fruto de lo que ellas le contaban, enseñaban o compartían con él. Por eso cuando ya había absorbido todo de una necesitaba volar a los brazos de otra a quien deslumbrar con lo aprendido y de quien aprender nuevos conocimientos para fascinar a la siguiente. Ésta era su vida, una constante búsqueda de superación en los brazos de aquellas musas con pechos de sabiduría.
De María aprendió el gusto por la música, de Silvana el interés por el arte, de la mano de Carola conoció el cine de autor, de Daniela el buen comer, de Gabriela todo sobre los medios de comunicación, de Patricia aprendió filosofía, de Sonia fotografía, de Andrea el placer del sexo lento, de Flavia el gusto por la moda y de "Ella" el amor.
Así una tras otra lo iban enriqueciendo hasta que llegó el momento en el que se convirtió en un suculento y apetitoso plato listo para degustar, ya que tenía un poco de todo y mucho de nada.
Todas disfrutaron de la compañía y el saber hacer de aquel puzzle humano, nunca por demasiado tiempo. Pero el tiempo pasaba y él, sin apenas darse cuenta, empezaba a necesitar mucho más que una paleta de colores de la que sólo podía tomar un par de pinceladas, y se sorprendió así mismo llorando en soledad porque él que tantas cosas aprendió, nunca supo estar solo.
Así pasó el resto de sus días, en soledad y pensando si de aquellas mujeres alguna lo habría querido de verdad y si “Ella” que le enseñó el amor, aún seguiría pensando en él.

martes, 23 de octubre de 2012

Nada mal



Un café intenso y un poco amargo, un día un poquito fresco, la sensación templada de la taza contra las palmas de mis manos. Los pies descalzos sobre las baldosas frescas, el pelo desalineado haciéndome cosquillas en los omóplatos, una sonrisa mansa y mordisquearme ligeramente la boca para sentir el sabor del café en mis labios. 
Bailotear apenas y tener conversaciones a media voz sobre mundo y sus despropósitos e incertidumbres y las ideas que nunca son lo que esperamos en la realidad y la maravilla de que el cuerpo sea capaz de sentir así, a pesar de todo. 
Reírnos, mucho, tanto que nos olvidemos de que algunas realidades pueden hacernos llorar. Bailar riendo y reír bailando porque es la única forma de salvar esta capacidad de juego, estas ilusiones irracionales, estos deseos ilógicos, estas utopías singulares y colectivas, esta voluntad de hacer, estas ganas de decir, estos objetivos tentadores, estos anhelos fantásticos de futuros llenos de futuro.

No estaría nada mal empezar así el día.


domingo, 21 de octubre de 2012

Soy mamá





Hace un tiempo escuché decir a una conocida, “soy la mejor madre del mundo”, pensé: un poco cercana la referencia, pero ella estaba segura de lo que decía, hasta le pidió a su hijo que confirmara lo que ella decía.
Quién podría definir la mejor madre del mundo?, la verdad que yo no, soy hija y madre, y cada día que pasa me doy cuenta que nos esforzamos por cumplir roles y competir con nosotras mismas, en vez de liberarnos y sólo ser, sacar esa mujer sabia que cada una de nosotras tenemos en nuestro interior; hoy  oculta y atrofiada por todas las preocupaciones que tenemos.

No tengo todas las verdades, ni pretendo tenerlas, sólo tengo muy claro que no pretendo ser la mejor madre del mundo, me quedo tranquila y en paz conmigo misma si logro día a día reconocer que no debo preocuparme de mis hijos, sino ocuparme de ellos, ocuparme de darles lo que necesitan y no lo que quieren, decirles lo que nadie más les diría, por muy doloroso que sea, no sólo sostener sus manos cuando me necesiten, sino su corazón toda una vida.

No soy, ni seré la mejor madre del mundo, sólo soy "la madre de los mejores hijos del mundo".


Mis mejores Logros

Martin

Fernando

viernes, 19 de octubre de 2012

Vuelvo



Me miro al espejo y me prometo no volver a lo de siempre, pero vuelvo, aunque a nadie le importe un carajo lo que voy a escribir, y a mi en cambio me importe demasiado poco que al resto no le importe nada lo que ocupa tanto tiempo en mi cabeza.
Me miro al espejo y vuelvo a escribir en alto, blanco sobre negro, todo lo que me pasa por la cabeza.
Además hoy con una sola actitud que se me entregó, pude reflexionar sobre todo lo que me sucede y a ésta altura es inconveniente.
Ésta es una mañana que promete no dejarme sola, por lo menos no es lunes y no está más ese tierno personaje dando vuelta a la fonola, tampoco está su sensación de búsqueda en mi, se lo he dicho todo y es más que suficiente. Un error que desde hace un tiempo con silencio se paga. Y prefiero esto, siempre.

Vuelvo a mis mandados más nobles, esos que jamás me defraudarían...
Escribir.


miércoles, 17 de octubre de 2012

Gracias


Gracias a mis caricias, a mis delirios, a mi impaciencia, a mis torpezas, a lo simple, a lo complejo, a las enmiendas, a lo pequeño y a lo gigante, a mi sonrisa, a mis colores, a mis pies, a mis vuelos y aterrizajes, a mis ropas y a mi desnudez, a lo gracioso y a lo triste, a mis comidas favoritas, a mis cuentos, a mis lugares, a mi música, a mis intenciones (las breves y ocultas, las dichas y no dichas), a los lagos, mares y ríos que me quedan por conocer, a los bares que en silencio me abrazaron, a las calles, a mi casa, que es mi lugar en el mundo. A mis divagues de simple sinceridad, a mis uñas cortitas, a mi bella locura, a lo que guardo y a lo que pierdo, a mis besos (sobretodo a mis besos), a mi despiste, a mis fotos, a mis días, a mis noches, a mí y a mi alrededor, al ejercicio de la memoria, a la revolución y a la vida..
Sobretodo a la vida, que me mantiene de pie. 

Gracias.

Sólo un poco


Después de todas las palabras y los momentos ideales que intercambiamos, percibo que el vacío me aplasto y degenero éste, mi pequeño espacio. Y mientras sólo escucho su silencio, sus ausentes palabras aún son como el viento, como una tempestad para mi alma.
Es en éste instante cuando necesito nuevamente un poco del estruendo que él producía en mí, como un trueno, como si mi existencia fuera arrasada por un huracán.
Hoy necesito de la sabiduría que él me daba en dosis correctas,  y es que observo cómo el silencio se apropio de mi libertad! 
Desde hace un tiempo me he dado cuenta, de a veces los días sin sus palabras huelen a un vacío injusto.
Hoy soy consciente de la realidad y siento que no me duele éste instante.


Siento que me duele todo...

lunes, 15 de octubre de 2012

Consigna


Hay algo que aguijonea a mala intención. Si fuese suficiente con dormir lo intentaría, pero las horas son demasiado blancas y mi tarea es poner color ahí, donde no hay. 
A pesar de todo lo que falta. Seguir es la consigna aprendida desde esos tiempos 
Pero hay una sensación que apuñalada en la espalda. Y no importa. No importan las heridas. La tarea es y seguirá siendo, lo ineludible. Seguir sin mirar hacia atrás. Que lo vivido está aprendido y sin dudas habrá más canciones para cantar llorando.
Entonces, valor, nena, a lo tuyo. Una vez más. Hacete fuerte nena, aunque a veces sientas que nada sirva para nada.




martes, 9 de octubre de 2012

De la manera correcta




Recomencé de la manera correcta. Me empape de mi y de mis emociones más urgentes. Aunque no me pudiera escapar, hice oídos sordos a los mensajes subliminales que me enviaba la ciudad y su, para mí, nefasta sordidez. 
Me concentre en buscar el equilibrio entre mi cuerpo y mi mente, que sin razón alguna, se me había arrebatado por capricho y egoísmo.
Viajé sin rumbo, pero con la absoluta certeza de que cualquier camino que tomase, sería el correcto.
No seguí ningún tipo de pauta, ni siquiera pensaba qué dirección seguir, sólo sentía todo aquello que me rodeaba más intensamente que nunca, y frente a mis sentidos, ningún tipo de señal, aviso o consejo, me haría cambiar de opinión.
Escuche por fin lo que mi piel me contaba entre suspiros que me desgarraban el lagrimal de tanto ardor, y entre latidos deduje varias sensaciones que quiso hacerme llegar mi corazón, y así, sin poner en funcionamiento la parte racional de mi cuerpo, le proporcioné la serenidad que necesitaba para entender lo que hasta hoy, me resultaba incomprensible.
No se trataba de hacer lo más sensato a largo plazo, sino de conseguir que otra vez en mi vida cada momento sea único e irrepetible, sin trabas, ni jeroglíficos imposibles de descifrar, y sin mirar más allá de lo que hoy me da razón para ser feliz. 
No más búsquedas forzadas de la esencia “idealizada” de la felicidad eterna, porque he comprobado que ella aparece justo, cuando uno se propone que nada vacío de sentimiento conseguirá ponernos tristes o nos hará pensar que la felicidad no vale la pena.
Yo decidí volver a mi punto de partida, pero antes de comenzar a caminar nuevamente, recorrí con milimétrica paciencia algo más de doscientos días… Y miré con sensatez el camino para emprender nuevamente ese viaje con una mirada llena de bondad.


lunes, 8 de octubre de 2012

(Re) Naciendo




Hoy me desperté tarde, me levanté un poco más valiente, sin tantas ideas que hagan ruido, con más vueltas que idas y sosteniendo una sonrisa que espero prolongar, retomando mis fugas, subo el volumen (como ayer, como siempre) de ese tema que al azar parece indicar-me que las agujas del reloj volvieron a la normalidad, y la luz que penetra entre las cortinas es real, y me dejo abrazar por un rayo de sol como prueba tangible... 
(y Waters me canta al oído...)

Un dejar de cerrar los ojos, para abrirlos y sentirme, y creerme la resurrección, y re-ubicarme, re-orientarme, re-acomodarme, re-centralizarme... re-definirme... re-sobrevivirme...

Encontrar un nuevo modo de habitar ésta, mi vida, evitando las calles sin salida, encontrar un nuevo modo de ser y estar en mi espacio, mío-solo-mío-y-nada-más-que-mío, limpiando huellas y borrando sombras, desinfectando las paredes de cuerpos enredados con pasiones remotas. Dejando que la música impregne el aire que respiro, desintoxicando/purificando/asesinando palabras trasnochadas y sonidos primitivos que aún resuenan a lo lejos...lejos, destruyo los gérmenes nocivos de aquellas sombras de culpas que se solidificaron en remordimientos agobiantes, sepulto sin lápidas lo que fue y las “no entregas” sin aire-sin aliento, sumergidas siempre en un océano de precariedad.

Desatando sogas y desatando recuerdos que se empecinan en mantenerme atada a viejos espectros de una realidad lejana, que ahora se me vuelve una extraña... (y sin embargo cuando suena ese aparato infame pareciera ser tan fresca).

Es tiempo de darle tiempo a un comienzo, y respirar, libre de todo, de manifestar mi pelea gramatical, y declarar que la primera persona del singular ha sido tragada por el verbo sin piedades, y hoy ha quedado nada más que el amo. El amo como forma conjugada, sin terceras personas.

Y una vez más vuelvo al comienzo de todo, y repaso nuevamente sabias inspiraciones, que siempre me aseguraron que de los finales se construyen nuevos comienzos… Una vez más, entre millares de veces, vuelvo a repasar, agradecida, ese párrafo que al ser tan verdadero, por momentos hiere y se retira, no sin antes dibujarme una lágrima dulce en el pecho:

Eterno Atardecer dice: “El duelo es el tiempo de reclusión para volver a nacer, luego de ver caer las estructuras que parecían únicas. La tormenta de la cama es el paisaje por esos días, privados de la luz, y nadando en el desgano generalizado sin poder levantarnos. El final del duelo, es la primera bocanada de aire al salir a flote.”

Hoy manifiesto el despojo de apodos y palabras que engolosinaban mis oídos y entibiaban mi sangre, hoy me limpio de poesías regaladas y de frases guardadas sólo porque sí. Hoy me limpio de viajes de arrebato y alfombras de sudores sin aliento, hoy soy una ex-sombra, ex- lágrima, ex-invierno, y me declaro una ciudad recuperada.
Me re-conozco y me saludo con aires de reverencia, me habito y re-acomodo los muebles de mi alma. Descongelo el silencio y me enmiendo. Me doy la mano y me reconcilio con la que ayer maceró su dolor inundándose en infinitas lágrimas. (Pretérito imperfecto)

Hoy me desperté tarde, entonces improviso una cita conmigo misma, destapo un vino (blanco, para acentuar lo nuevo) y me invito una copa. Celebro el final de un duelo. Salud por los nuevos comienzos.

(Tirando por la ventana un dolor que se aprovechaba de mis sentidos desorientados, sonrío... 
Mientras Waters me canta al oído).




lunes, 1 de octubre de 2012

Enfrentando (me)


Qué cosecha, me pregunto yo, mientras planeo la próxima huida de mi Alcatraz personal. El horizonte nunca estuvo tan lejos, y esas nubes parecen estar cerca, muy cerca. 
La manta de mi mujer tóxica pica demasiado. No estoy segura de querer girar en esa curva, y se le digo, pero se resiste. 
Con sus pensamientos sensibiliza todo lo que toca, con sus pe-zu-ñi-tas de animal a medio hacer, me rasga el alma. 

(Lamuyputa).